CUIDADOS DEL PIERCING

CÓMO CUIDAR TU PIERCING

Para obtener una perforación bonita y sana, es muy importante que tu nuevo piercing cicatrice de la forma más natural y rápida posible, para ello es vital mantener ciertas medidas de prevención e higiénicas.

 

CLEANCARE:

– Lavar tu perforación 2 veces al día con agua tibia, jabón antiséptico y la ayuda de gasas estériles. Procura qué la zona de la perforación quede bien empapada  y se reblandezcan las impurezas para ser retiradas, de manera suave con una gasa, evitando mover o girar la joya.

– Aclarar con abundante agua tibia.

– Añadir unas gotas de suero fisiológico.

– Secar bien con una gasa, procurando que no quede nada de humedad y moviéndolo lo menos posible.

ATENCIÓN !!! 

– Procura haber descansado lo suficiente antes de hacerte un piercing.

– Es importante comer e hidratarse bien antes de perforarse.

– Evita el consumo de ciertos medicamentos, estupefacientes o alcohol, durante las 72 horas previas y posteriores a tu perforación, ya que pueden provocar problemas de cicatrización, exceso de sangrado o hemorragias, exceso de inflamación…

– Evita apoyarte y dormir sobre la perforación

– Las perforaciones con zonas mucosas, como el Nostril ( zona interior) o el Septum, es importante no aplicar jabón ya que puede irritar todo el área, así que lo limpiaremos solo con Suero Fisiológico.

– No retirar o rascar las costras. Hay que diferenciar entre impurezas y líquido linfático cristalizado o costras, se debe retirar cualquier impureza o resto, pero sin reabrir la herida

– Evitar tocar la perforación excepto al lavarla, apoyarse o dormir sobre la misma

– Bajo ningún concepto sumergir la perforación en aguas de piscina, estancadas, en el mar, saunas… durante el tiempo recomendado por el profesional, que variará según la perforación y la zona en la que se ha realizado.

– Realizar las curaciones durante el período recomendado por el profesional, el cual variará segun la perforación, entre otros factores.

– Para asegurarte de que tu perforación esté bien seca, puedes aplicarle 5 segundos de aire frío con un secador.

 

 

CÓMO CUIDAR TU PIERCING BUCAL

A lo largo del día, nuestra boca entra en contacto con una gran y variada cantidad de colonias de bacterias que pueden ser perjudiciales para una perforación reciente y para evitar que nos afecten o se produzca una infección, es muy importante mantener una correcta higiene bucal y seguir unos sencillos consejos, que os dejo a continuación.

 

CLEANCARE:

– Cepillarse los dientes tres veces al día, con sumo cuidado para no tocar la zona afectada.

– Enjuagar la boca con un colutorio a base de clorhexidina, rebajado al 50% con agua.

– No comer, beber o introducir objetos en la boca, durante los próximos 30 minutos después del colutorio.

ATENCIÓN !!!

– Procura haber descansado lo suficiente antes de hacerte un piercing.

– Es importante comer e hidratarse bien antes de perforarse.

– Después de la perforación, se recomienda no fumar, beber alcohol, ingerir lácteos, morderse las uñas (por las posibles colonias de bacterias que pueden existir alojadas en ellas), ingerir picante, ingerir marisco/sushi, besarse, mantener sexo oral e intercambio de fluidos

 

– Evita el consumo de ciertos medicamentos, estupefacientes o bebidas alcohólicas, durante las 72 horas previas y posteriores a tu perforación, ya que pueden provocar problemas de cicatrización, exceso de sangrado o hemorragias, exceso de inflamación…

– Evita apoyarte o dormir sobre tu nueva perforación.

– Realizar las curaciones durante el periodo recomendado por el profesional, el cual variará según la perforación, entre otros factores.

 

CÓMO CUIDAR TU MICRODERMAL

Al realizarnos un Microdermal debemos tener en cuenta que hay zonas en la que el acceso es difícil o imposible, así que para garantizar una correcta limpieza y retirar de forma efectiva todas las posibles impurezas, deberemos sumarle al aftercare , una limpieza osmótica , la cual os expondré a continuación.

AFTERCARE:

– En primer lugar, seguir rigurosamente los cuidados cutáneos.

– Una vez al día, realizar un baño osmótico al Microdermal 

– Calentar una ampolla monodosis de suero fisiológico bajo el agua caliente, hasta que quede tibio. 

– Verter el suero fisiológico en un recipiente que cubra la zona y sea lo suficientemente profundo para sumergir por completo la joya. 

– Colocar el recipiente de forma que el suero cubra por completo la perforación y la joya. 

– Mantener en esta posición un tiempo aproximado de entre 15 y 20 minutos. 

– Secar bien la zona. 

ATENCIÓN!!! 

– Procura haber descansado lo suficiente antes de hacerte un piercing. 

– Es importante comer e hidratarse bien antes de perforarse. 

– Evita el consumo de ciertos medicamentos, estupefacientes o alcohol, durante las 72 horas previas y posteriores a tu perforación, ya que pueden provocar problemas de cicatrización, exceso de sangrado o hemorragias, exceso de inflamación… 

– Evitar apoyarse o dormir sobre la perforación 

– Las perforaciones con zonas mucosas, como el Nostril (zona interior) o el Septum, es importante no aplicar jabón ya que puede irritar todo el área, así que lo limpiaremos solo con Suero Fisiológico. 

– No retirar o rascar las costras. Hay que diferenciar entre impurezas y líquido linfático cristalizado o costras, se debe retirar cualquier impureza o resto, pero sin reabrir la herida

– Evitar tocar la perforación excepto al lavarla, apoyarse o dormir sobre la misma 

– Bajo ningún concepto sumergir la perforación en aguas de piscina, estancadas, en el mar, saunas… durante el tiempo recomendado por el profesional, que variará según la perforación y la zona en la que se ha realizado. 

– Realizar las curaciones durante el período recomendado por el profesional, el cual variará segun la perforación, entre otros factores. 

– Para asegurarte de que tu perforación esté bien seca, puedes aplicarle 5 segundos de aire frío con un secador.

Si tienes cualquier duda

escríbeme a través de whatsapp